Etiquetas

martes, 7 de febrero de 2017

Haarlem, Zaanse Schans, Zaandam y... ¿México?

El martes 24 de enero decidí visitar Haarlem, una ciudad a tan sólo 20 km de Amsterdam. Y si, Harlem en Nueva York obtuvo su nombre por esta ciudad. Es pequeña y llena de edificios viejos y lindos. Existen algunos museos... a los que no fui, más que nada por falta de tiempo, ya que fue un viaje de un día. ¿Qué digo de un día? De una tarde.

Traté de hacer dedo pero el lugar no me parecía adecuado y no me sentía cómoda. Después de 30 minutos me rendí y decidí tomar el tren. Generalmente puedo esperar hasta dos horas, pero se hacía tarde y habría pocas horas de luz. A veces hay que considerar el costo beneficio, y hasta ese momento podía gastar 10 euros sin meterme en muchos problemas financieros. El recorrido en tren fue de 15 minutos, lo bueno es que el punto que marcó hitchwiki para hacer dedo estaba a 5 minutos caminando de una estación de tren.

Llegué a la ciudad y con tan poco tiempo, apenas tuve oportunidad de caminar por todas las pequeñas calles que me cruzaba. Llegué a la plaza central donde tienen una catedral y me fui callejeando por todo al rededor. 

Selfie, los problemas de viajar sola y ser tímida como para pedir una foto


Cuando me dio hambre me fui a un parque cercano para sentarme a comer. Me llevé dos huevos hervidos y me los comí con un poco de chile tajín hahaha la verdad es que sabe bien, da energía y es barato.



No hay nada más relajante que salir un ratito de la ciudad para pasear por un parque grande. Me encanta cuando es invierno y todo está muerto.




Para eso de las 4 de la tarde el clima se puso extremadamente frío, húmedo y con neblina. Era imposible disfrutar del lugar, así que opté por irme, Llegué a las 6 de la tarde a casa de mi amigo, ya que me di una vuelta por las calles de Amsterdam. Se supone que esa tarde cocinaría, pero en vez de eso me invitó a salir a cenar falafel y después a tomar algo a un bar/café muy cómodo. Estuvimos hablando un buen rato, aunque no nos podíamos quedar muy tarde porque él tendría que irse antes de las 7 de la mañana a trabajar.

Al día siguiente me sentía muy cansada, no quería saber nada de hacer dedo. El frío me cansa mucho porque me la paso temblando.  Consideré incluso no hacer nada ese día, pero no podía desperdiciar mi tiempo así. Ni hablar, me vestí y fui a la estación central, cerca de ahí pasa el autobús 391 que va a Zaanse Schans. El boleto que dura todo el día tiene un costo de 10 euros.  La razón por la que decidí pagar fue porque aparte de estar cansada, mi amigo me dijo que el lugar quedaba muy desviado de cualquier lugar con tráfico, así que sería más complicado conseguir que alguien me llevase. A pesar de que el lugar está muy cerca de Amsterdam, el recorrido en autobús es de aproximadamente una hora, ya que hace muchas paradas.

Tenía muchas ganas de conocer este lugar desde octubre de 2015, cuando fui a los Países Bajos por primera vez y vi en un folleto los tours que se organizaban, pero claro, es mejor ir por cuenta propia.

El lugar es como subirse a una maquina del tiempo a la época pre industrial. Y no es que todo estuviese concentrado ahí, sino que desde 1961 hasta 1974 molinos y casas históricas bien preservadas fueron movidas de toda la región de Zaanstreek a este lugar. Los molinos aún funcionan y es posible entrar a algunos que también son museos, aunque por ser invierno prácticamente todo estaba cerrado.





Había una tienda/museo abierta donde fabricaban zuecos de madera. Y me atreví a preguntar por una foto :)


Estas me parecieron muy graciosas y me recordaron a ciertas botas del norte de México =P

Lo más distintivo del lugar son sus casitas verdes


El lugar es muy pequeño y se ve rápido. Supongo que de estar abiertos los molinos me hubiese tomado más tiempo. Pero en una hora y media ya había visto todo. Básicamente ese era todo mi plan al principio del día, pero una vez ahí, vi un mapa que mostraba fotos de la ciudad  Zaandam y me llamó la atención. Puesto que tenía un boleto para todo el día, tomé el autobús y fueron 15-20 minutos de recorrido. Es una ciudad con poco más de 73mil habitantes, fue muy importante durante la primera revolución industrial y el primer McDonald en Europa fue abierto aquí en 1971.

Es una calle principal que termina en la estación de tren, y básicamente es lo único que hay para ver.

Este fue el edificio que me hizo ir allá. Es el Inntel Hotel Zaandam, abierto en marzo de 2010 y que parece un montón de casas tradicionales apiladas.







Todo el lugar parecía de cuento de hadas. Me paseé un rato por la calle principal y traté de irme por otras calles, aunque no eran muy interesantes, así que fui a la parada del autobús para regresar a Amsterdam.

Una vez ahí compré ingredientes para preparar la cena y fui a la casa de mi amigo a cocinar. Fue algo simple pero con mucho sabor. Picadillo, pero en vez de carne usé champiñones, y le puse un chile africano que picaba mucho. No se si le habrá gustado, pero se lo comió y es lo que importa.


Esa noche tenía una cita con el chico que había conocido días antes en Utrecht. Él trabaja en La Haya, esa noche salió a las 11 del trabajo y pasó por mi a Amsterdam a la media noche y llegamos a Utrecht a la una de la mañana. Dormí de 10 a 12 par de horas para poder estar despierta toda la noche. 

Al día siguiente me regresó a Amsterdam a eso de las 5 de la tarde antes de que se fuera a trabajar. Así que ese día no hice nada, sólo tratar de mantenerme despierta porque esa noche era mi vuelo a México y quería dormir en el camino. Mi amigo llegó a las 5:30 p.m y estuvimos platicando hasta las 8, cuando tuve que tomar mis cosas para irme.

Fue un vuelo tranquilo, No hay nada que contar. El asiento a mi lado estaba desocupado, así que pude subir los pies. Me dormí y al despertar todos estaban comiendo, pero me dio igual y me volví a dormir. Alcancé a ver una película y finalmente aterrizamos a las 2 de la mañana, llegamos una hora y media antes de lo previsto. Fui a comprar un boleto para el autobús a Querétaro y el primero era a las 5 de la mañana. Vaya suerte, estuve deambulando por el lugar.

Pésima selfie haha estaba muertaaaa

Mi primera compra en México, papitas enchilosas! Ya extrañaba comer frituras con un sabor fuerte, las europeas están desabridas y sin chiste.

Llegué a Queretaro a las 8 de la mañana y tomé un taxi a la casa de mi tía. Los taxis son muy baratos en esa ciudad, un recorrido de 15 minutos sale en 50 pesos (2.5 dólares), así que mucha gente los usa. Y digo, ya después de que el autobús urbano me costara 2.70 libras en Irlanda del Norte y 2.7 euros en Países Bajos, ya esto no era nada.

¿Qué hice en Querétaro? Pasar tiempo con mi tía que está muy enferma. Ella es como mi segunda madre, y aunque no tengamos mucho en común, el amor queda. Ella es la razón por la que vine a México, está muy mal y no soportaría no alcanzar a visitarla. A pesar de su salud, le encanta cocinar para mi. No me hace mucha gracia porque se que le duele hacer cualquier esfuerzo, pero si le hace feliz, adelante. Por lo que mi semana en Querétaro se reduce a comer comer comer.

Me preparó un filete de pescado empanizado. Extrañaba el pescado como loca. Preparó tanto que en los días siguientes fue mi bocadillo de las 3 de la mañana. Traía todos mis horarios locos por el jet lag y me daba hambre a esa hora.

Así mero

Sopa de pescado con camarones, cosa más rica! con limón quedaba espectacular.

A veces dejaba de comer para ir por la ciudad. Es una ciudad muy bonita, aunque últimamente han llegado muchas personas y ya no es tan agradable como antes.


En una de esas, organizó una fiesta de bienvenida, aunque yo no tengo amigos en Querétaro, así que invitó a los suyos hahaha me dio igual, lo importante fueron los tacos. Muuuchos tacos con guisos diferentes. Lo de la foto es lo que quedó. Son menos de la mitad de los guisos y de cada uno había una olla enorme. Se regaló muchisima comida, e incluso no pude terminarme lo que se ve en la foto. En serio, después de pasar hambruna esto era algo surrealista para mi.


Me llevó a un restaurante que me gusta y comí sopa de tortilla. Super diferente a la que yo preparo, porque en Europa tengo que usar chiles diferentes. Y un rib eye, carne, hermosa carne.

No podía faltar una visita a La Mariposa, es mi restaurante favorito. Me encantan las enchiladas rojas de pollo. Una vez las traté de preparar en Serbia, y aunque me quedaron parecidas, no se comparan. Aunque se vean rojas, no pican.


Una rusa, esta hecha con squirt (refresco de toronja), jugo de naranja, limón, sal y chile en polvo. Puede llevar un shot de tequila, pero no tenía ganas de alcohol en  ese momento. Es muy refrescante, sobre todo en el invierno de acá, que es como un verano europeo.

Comida callejera. Pambazos, bolillo frito en chile guajillo relleno de carnitas, papas, zanahorias, col, crema, frijoles refritos y salsa. Una bomba al estomago, pero deliciosos.

Manitas de puerco en vinagre 

Cuando las ponen en el plato lucen así... con razón los mexicanos estamos gordos hahaha





Ceviche, que es pescado marinado en limón. 

Cocktel de camarones y pulpo. Este no me gustó tanto porque tenía mucha salsa de tomate haha

En fin, después de mi semana de mucha comida en Querétaro y de pasar un tiempo con mi tía en el que no peleamos tanto, tomé un autobús a Guadalajara para ver a mis padres y a mi hermano. Pero ya esta entrada se alargó mucho. 

¿Han visto este tipo de imágenes en internet?

Pues así yo, sólo que yo me pasé de lanza hahaha se fueron directo a la basura cuando llegué. Es increíble lo que me aguantaron. Con estos zapatos subí montañas, volcanes, caminé por la jungla, ciudades, parques, etc... los usé todos los días por 14 meses.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Wow, Ale. No dejas nunca de asombrarme. :) Qué bueno que hayas echado una vuelta a México, y que lo hayas pasado bien con tu tía. No conocía los pambazos, pero se ven bien ricos, jajajaja; se mira muy buena toda la comida que posteaste. Entiendo lo que dices de los zapatos, que aunque jamás he viajado, los zapatos cuando aguantan un chingo hay que darles su correspondiente reconocimiento. Un abrazo, Ale.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...