Etiquetas

sábado, 9 de diciembre de 2017

Irlanda


Después de una espera interminable para el control migratorio en Dublin era mi turno. Llegué con mi pasaporte y mi mejor sonrisa.

¿Cuanto tiempo te quedas? Dos semanas
¿Qué es lo que harás aquí? Visitar a una amiga en Armagh y a un amigo en Derry
¡Armagh! ¿Pero qué hay para hacer ahí? Nada, pero es donde mi amiga vive
¿Qué hace ella? Estudia un doctorado en astrofísica
Wow, ¿Cómo la conociste? Cuando vivíamos en Belgrado
"¿Viviste en Belgrado? Dobar dan." Dobar dan :)
Koliko dugo si zivela u Beogradu? (¿Cuánto tiempo viviste en Belgrado?) Dve i po godine, da li ste iz Srbije? (Dos años y medio, ¿es usted de Serbia?)
Da da *Estampa pasaporte* Uživaj te (Disfruta)

Una vez más el serbio me hace la vida más fácil haha no hay idioma inútil en el mundo.

Salí del aeropuerto para hacer dedo hasta Armagh. Esperé media hora hasta que un hombre se detuvo, me dijo que iba para Dundalk, que es el último pueblo antes de cruzar la frontera. Era un señor muy agradable, estuvimos hablando sobre las diferentes decisiones de vida que se pueden tomar y como no hay un sólo camino que todos deban seguir. Al final me dejó en Newry, ya que no le significaba un gran desvío y prefería dejarme en un lugar más seguro (o sea, fuera de la autopista). Encontrar un aventón a la casa de Eli fue sencillo, una van se detuvo a los 3 minutos y me llevó hasta la puerta del lugar al que iba. Era un hombre muy gracioso, dijo que un día tenía que visitar Calingford, de donde él era, ya que era un lugar muy turístico.

Y fue así como vi a Eli. De ese día, martes, hasta el viernes no hay mucho que contar. Es una vida tranquila en el medio de la nada. Fui al supermercado una vez y gasté todo mi presupuesto de la semana (15 libras), me vi con un chico con el que salí algunas veces la última vez que vine, pero aunque sólo seamos amigos con derecho (lo de amigos como que es exagerar) no me gustó como me trató, así que dudo volverle a ver. Y el viernes llegó Chris, el novio de Eli a quien no veía desde hacía un año.

Eli me recibió con arepas

El pasto siempre es verde aunque sea invierno

Ahora que es un poco incómodo estar con una pareja que tiene una relación a larga distancia y no se ven muy seguido, es fácil sentirse como una intrusa. La ultima vez literalmente huí a otra ciudad, esta vez sólo huía de una habitación a la otra. El sábado fuimos a comprar ingredientes ya que esa tarde una amiga de Eli nos invitó a la celebración del día de gracias, ella es americana y cada año lo celebra. Todo el día me sentí rara, tan rara que durante un momento me fui a dormir, ya que es la mejor forma de ignorar tus problemas.

Después de eso fuimos a casa de Lisa, la amiga de Eli. Había muchísima comida y personas que no conozco. Sencillamente me enfoqué en comer, ese plan nunca falla. Aunque después de tanta comida terminé durmiéndome en el sillón hasta que nos trajeron de vuelta a la casa.

Comidaaaaa


Muriendo porque ya no podía comer más

La noche terminó con un vaso de vodka. Había comenzado a interactuar con Chris pero Eli no se veía contenta respecto a eso, así que guardé mi distancia y mejor me fui a dormir pronto para evitar cualquier conflicto. El domingo literal la pasé en mi laptop y teléfono todo el día hasta que no soporté más el hambre y salí ala cocina a comer algo en la noche. Me dormí poco después de eso. 


Feliz por ver un poco de blanco.

El lunes me despedí de Chris que ya se regresaba a Inglaterra y pasé el día escribiendo en el blog y viendo series.

Martes, miércoles, jueves... días que dan igual pues no hice nada de interés. Si no hay una fuerza mayor que me mueva podría quedarme estática por años. El viernes tenía el plan de ir a Belfast, pero tuvo que ser cambiado de último momento pues alguien decidió ser una muy mala persona y me cambió el plan. Si me lo hubiese dicho de frente hubiese estado bien, pero no lo hizo, se limitó a bloquearme. El problema es que de no haberme dado cuenta y haber ido a Belfast, hubiese terminado en la calle, sin dinero y sin lugar a donde ir hasta el lunes. Me pudo haber jodido bastante por no tener los pantalones de cancelarme de frente.

Un juego que jugamos el miércoles con los amigos de Eli

En fin, el viernes Eli se mudó de casa a la ciudad y en la tarde se fue a Inglaterra. El sábado salí con un amigo de ella, aunque fue muy extraño ya que se la pasó hablando de ella, cada tema lo podía relacionar con Eli, fue un poco incómodo.

Todo el desmadre haha

Domingo, lunes y martes no son importantes. Cocinar, ver películas y ya está. Creo que debí comprar mi boleto al siguiente país para antes. Esta bien, descansar, es algo que no haré por los próximos 2 meses al menos. Hoy miércoles debo hacer dedo hasta Newry y de ahí tomar el autobús al aeropuerto de Dublín. Una vez en Alemania deberé hacer algunas compras en preparación para mi siguiente destino. Alejandra cambia de continente.

Hubo tacos al pastor *^*

Y garbanzos


jueves, 7 de diciembre de 2017

Bratislava, Frankfurt y Düsseldorf no son los mejores lugares durante el invierno

Esperé en la estación 15 minutos hasta que mi autobús apareció, desganada subí a él y la corta travesía hasta Bratislava comenzó. Llegué y mientras esperaba a Mária noté como el frío me calaba más, todo se veía mas oscuro y las gotas de lluvia dolían, estaba tan triste. Y aún así cuando ella llegó tuve que obligarme a poner una sonrisa, la vida seguía. 

Caminamos hasta su apartamento para dejar mis cosas y de ahí fuimos a comer a un restaurante típico y bastante turístico. Obviamente tenía que pedir Bryndzové halušky, unos noodles con mucho queso de cabra y tocino, es una delicia y no los comía desde la última vez que había estado en Eslovaquia 3 años atrás. Para beber pedí kofola, es un refresco de cola checo, pero tiene un sabor muy particular. Eric y yo la llamamos la bebida comunista ya que era lo que se encontraba durante esa época en Checoslovaquia antes de la caída del régimen en 1989, cuando coca cola y pepsi fueron introducidas al mercado.



De ahí fuimos a caminar un poco por el centro de la ciudad y subimos hasta el castillo. Lo que me dijo es que rara vez un local camina por el centro, es un lugar meramente turístico y a menos de que trabajes ahí, no hay razón para ir. No nos quedamos mucho tiempo pues el clima estaba horrible. Nos dirigimos de nuevo a su apartamento y estuvimos viendo una serie por el resto de la noche.



Ese ovni en el puente es el restaurante más costoso de la ciudad, pero al parecer la vista es muy buena


Mária se tuvo que ir a trabajar muy temprano y pensé en salir, sin embargo cuando miré por la ventana fue un gran "nop nop nop", estaba lloviendo, hacía mucho viento y frío. Ya había estado dos veces en la ciudad, no había gran cosa que pudiera hacer de todas formas. Sólo me quedé viendo series hasta que fui al café donde me había quedado de ver con Mária. Después de un capuccino fuimos a cenar a un lugar de crepas muy popular, ya que este no ha cambiado desde los 90's e invoca nostalgia en la gente. El lugar se llama Palacinka Lacinka y es delicioso y barato.



Pasamos por un hotel con una forma muy peculiar

En la tarde noche salimos con dos de sus colegas del trabajo, ellos fueron a cenar y nosotras sólo pedimos algo de tomar. Me dijo que posiblemente serían muy callados o me ignorarían, ya que como buenos programadores, no eran tan buenos socializando. Pero al final todo estuvo bien, pudimos conversar normalmente y tuve una buena noche en la que me invitaron varios shots de vodka. Mária estaba completamente ebria, yo tuve que cuidarme de no pasarme porque no me gusta perder el control si estoy con personas que no conozco.

Estando ebria me dijo que me fuera al otro lado de la mesa para sacar una foto hahaha

Mária salió nuevamente temprano a trabajar y puesto que el día estaba precioso decidí que era una buena idea ir a la fortaleza Devín, pues nunca había estado ahí. Busqué la ruta de autobús en Internet y me fui a la estación a esperar, y esperar y esperar. La pantalla marcaba que el autobús pasaría en unos minutos, después marcó que ya había pasado, no entendía nada. Hice una búsqueda más exhaustiva y... el servicio deja de funcionar desde octubre. Como no me daban ganas de caminar 12 km (24 si contamos el regreso) simplemente me fui a dar otro paseo por el centro. En la tarde fuimos a cenar una hamburguesa a un sitio muy popular que siempre está lleno, por suerte encontramos un par de sillas libres en la barra. La hamburguesa estaba deliciosa y era enorme, casi muero.

Sol que no quema


Me gustan los zorros


Esa tarde Mária debía de preparar unos papeles para el nuevo trabajo al que estaba aplicando, así que no hablamos mucho y de hecho me dormí como 3 horas. Desperté y apenas hablé con ella antes de salir a la estación de autobuses para tomar el mío a Frankfurt.

Llegué a las 11:40 porque el autobús se retrasó como dos horas. Fue un viaje horrible, todo bien desde Bratislava hasta Viena, tenía los dos asientos para mí e iba cómoda. Pero de Viena a Frankfurt el autobús iba completamente lleno, me tocó sentarme con un señor demasiado alto para esos asientos e iba invadiendo mi espacio personal por horas. A mitad de camino muchos personas se bajaron y me cambié de asiento para estar en la ventana... la persona de atrás se movía mucho y le pegaba al asiento a cada rato. La chica se bajó y un chico altísimo se sentó junto a mí, otra vez mi espacio era invadido. Y finalmente y lo peor de todo, una mujer demasiado obesa con un engendro se sentó junto a mi, detesto como huelen los bebes, es como a leche agria. Yo sólo quería que ya terminara el viaje.

Cuando por fin pude salir y respirar aire fresco caminé hasta el apartamento de Filipe y Tom, un brasileño y un alemán que había conocido en abril cuando estuve en Dublin y que me dijeron que si un día pasaba por la ciudad fuera a verlos. Lamentablemente llegué en un mal momento porque ambos estaban muy ocupados. De igual forma Tom hizo un espacio para ir a comprar comida y cocinar, después vimos una película y Filipe llevó sus cosas para seguir trabajando en la habitación. Después de hablar con él sobre como llegó a Alemania, me dio una idea sobre lo que haré si mi plan para el próximo año no funciona.

En la mañana salí a explorar la ciudad, no tenía mucho tiempo pues anochece muy rápido. No sé porque siempre tuve la impresión de que Frankfurt era una ciudad gigantesca, pero la verdad es que es pequeña. No me tomó mucho tiempo caminar por el centro y las afueras del centro, antes de salir había marcado en el mapa todos los lugares que me interesaban ver. 

No se veía nada por la neblina




Sin mi carota haha

Estaba enojada al tomar esta foto, había recibido un mensaje de alguien que se cotiza demasiado, pues que se vaya al cuerno

La opera


Me senté en esa banca a comer mi almuerzo... un huevo hervido

En mi último día no hice nada, vi películas haha el invierno me hace una persona muy floja. En la noche salimos a caminar por el río y regresamos al apartamento a la 1 de la mañana, lo que no fue muy buena idea considerando que me tenía que levantar a las 4:30 a.m para ir a tomar el autobús a Düsseldorf.



Que horrible fue cuando sonó el despertador, como pude me arrastré fuera de la cama, tomé mis cosas y salí a la oscuridad de la calle rumbo a la estación. Llegué a las 9:30 de la mañana y caminé un poco por los alrededores, al principio pensé que sin querer había llegado a Japón. Había restaurantes japoneses por todos lados, librerías con libros en japonés y aparte en la calle escuchaba únicamente japonés, nada de alemán. Posteriormente sería informada que la ciudad tiene la mayor comunidad japonesa del país y la tercera en Europa.



Quedé de verme con mi anfitrión de couchsurfing enfrente del museo de Goethe, autor alemán del cual intenté leer el libro de Las desventuras joven Werther, aunque nunca logré pasar de las 10 páginas, no es mi estilo.


Llegó en su bicicleta pero tomamos el tram de regreso a su apartamento. Dejé mis cosas, desayuné algo y nos fuimos al centro a caminar. Me habían dicho que Düsseldorf era más moderna que Colonia o Bonn y por eso no me había interesado antes por ir, pero no me dijeron que era porque tenía edificios como los del Neuer Zollhof, un complejo de 3 edificios con una arquitectura bastante peculiar.




Lo siguiente que me mostró fue el Killepitsch, un licor a base de hierbas originario de esta ciudad con un porcentaje de alcohol del 42%, muy rico, dulce y que pega bastante, al menos a mí que no estoy acostumbrada a tomar. Caminamos un poco más por la ciudad antes de ir al supermercado a comprar ingredientes para cocinar y después al apartamento.




Unos amigos suyos lo habían invitado a una fiesta técno, yo la verdad paso de esas cosas pero le dije que por mí no había problema si él iba. Se lo dije con esta frase "Me gusta tan poco ir de fiesta que una vez alguien me dio las opciones de ir de fiesta o tomar drogas, acepté la segunda y no me arrepiento." Adivinen a quien le ofrecieron drogas de nuevo hahaha Sólo fue éxtasis,pero sinceramente me venía muy bien ya que había tenido un problema con Eric y estaba sumamente triste. Esa cosa me puso eufórica, de muy buen humor e incluso bailé y bailé hasta que puso música tranquila haha me senté en el sillón, el cual era muy suave, toqué su cara que también se sentía tan suave. Un toque llevó al siguiente y de repente estábamos en la cama. En algún momento de la noche me desperté y fumé un poco, lo cual me hizo dormir hasta las 3 de la tarde del día siguiente.

Había desperdiciado todo el día durmiendo y aparte me sentía muy cansada todavía. Pasé el resto del día hecha bolita en el sillón viendo Rick and Morty.

En la madrugada se despidió de mi a las 6 de la mañana y me dijo que cerrara la puerta cuando me fuera. Pensaba hacer dedo hasta Eindhoven pero no me sentía bien, ni física ni emocionalmente, no tenía las fuerzas como para interactuar con otro ser humano. Decidí comprar un boleto de autobús por 7 euros y olvidarme de todo. Llegué a la ciudad y me dirigí a la casa de mi anfitrión de couchsurfing, con quien ya me había quedado anteriormente, me dijo que una chica de España se estaba quedando también, lo que me pareció perfecto.

Eindhoven tiene varias cosas de este estilo

La ciudad estaba muerta

Eran casi las 2 de la tarde cuando llegué y ellos apenas iban a desayunar, el siguiente plan era ir a una granja orgánica pero ya era muy tarde así que sólo nos quedamos viendo una película. Preparamos la cena y él se tuvo que ir a trabajar, ese día tenía turno de 10 a 4 de la mañana. Yo me fui a dormir temprano ya que me tuve que despertar a las 6 de la mañana para caminar hacia el aeropuerto, pues tomar el autobús sería bastante costoso (creo que son 3.70 euros del centro al aeropuerto, pero son 40 minutos caminando desde la casa de mi host, así que decidí caminar los 7km y ya). 

Llegué con tiempo de sobra al aeropuerto, pasé rápidamente los controles de seguridad y estuve sentada esperando el vuelo. Dormí casi todo el camino a Dublin, aparte de eso había descargado varios tomos del cómic que estoy leyendo por lo que no me aburrí. Finalmente el avión aterrizó y me encaminé a mi peor pesadilla, el control migratorio irlandés, siempre hacen demasiadas preguntas y yo jamás tengo un vuelo de regreso a México. Al menos ahora tenía un boleto de avión fuera de Europa y pensé que eso tendría que ser más que suficiente.

lunes, 4 de diciembre de 2017

4 países, 3 Semanas, 2 personas

Advertencia: Esta entrada es muy muy molesta, contiene azúcar por montones y básicamente todas las fotos son comida y de mí con alguien más.

Llegué a Belgrado y me dirigí a la fortaleza a comer el desayuno que ya traía desde Macedonia mientras miraba Nuevo Belgrado. De ahí caminé hasta Knez Mihajlova, la calle peatonal para usar algún wifi abierto. Me vería con un chico con el que salí un par de veces a las 6:30 de la tarde, pero aún quedaban muchas horas que matar. Por suerte mi amigo Connell estaba libre, así que fui al dormitorio de estudiantes para verlo, no lo había visto desde hacía más de un año.

Es extraño regresar al dormitorio de estudiantes, cada vez que voy es distinto, igualmente cada vez que regreso a Serbia es diferente, cada vez la siento más ajena a mí y el sólo pensar en ello hace que sienta una punzada en la cabeza. Antes tenía mi habitación en el dormitorio, un lugar al que regresar con mi ex compañera de habitación de Indonesia, que si bien me volvía loca, me era familiar. El año pasado regresé a esa misma habitación para encontrarme con una nueva compañera de cuarto, una mujer bastante loca que gritaba por todo. En agosto de este año regresé sin tener ya un lugar en el dormitorio pero estuve de voluntaria en un hostal por un mes y esta vez volvía sin tener un lugar para quedarme, un lugar para llamar mío. Pero al menos Connell estaba ahí, quien no representa sólo una mistad, sino que representa la familiaridad con Serbia. 

Una de las razones, o más bien la principal razón por la que regresé fue porque Jacob me dijo que se iba a principios del próximo año y esque, al igual que Connell, él representa esa familiaridad, eso que se repite, que no importaba cuantas veces me fuera, él estaría ahí cada que volviera y Serbia seguiría siendo mi hogar, no sólo otro país más.

Pero volviendo a la historia, pasé el día con Connell, quien me contó sobre su verano en Estados Unidos y como no conoció a ningún gringo, pero si a muchos serbios y al parecer varios irlandeses. A eso de las 6 de la tarde salí rumbo al apartamento del chico con el que había salido un par de veces, vive tan lejos. 

Es extraño con él, cuando nos vemos nos saludamos con un apretón de manos, somos distantes y comenzar algo siempre parece forzado. Preparó la cena, comimos y después hablamos, yo sentada en el sofá y él en una silla frente a su computadora. No era la primera vez que estábamos juntos y aún así tomó tanto comenzar a hacer algo. A la mañana siguiente no fue mejor, despertamos y esa sensación de incomodidad seguía. Cada beso era como no saber que hacíamos, y aún así no dejé su apartamento sino hasta las 4:30 porque tenía que regresar al dormitorio a ver a Jacob.

Esa noche vi dos películas con Jacob y hablamos, me gusta hablar con él, es como si no existiera ningún tema tabú con él, todo se puede hablar sin que me juzgue, o al menos no me doy cuenta. Nos fuimos a dormir tarde, como su compañero de cuarto está rentando un apartamento pude usar la cama libre.

En la mañana tomé mis cosas y me dirigí al centro, había encontrado un hostal barato y decidí quedarme hasta el viernes ahí. Ese día tenía una cita de tinder con un chico australiano. Lo gracioso de todo es que hicimos match en Split, sin embargo él había dejado la ciudad ese día, pero hablamos un poco, llamó mi atención porque me ofreció más que un simple y aburrido hola. Básicamente íbamos en la misma dirección y era probable vernos en Shkoder, pero se fue a Tirana el día que yo llegué. Lo iba a borrar porque no me gusta que se acumule gente que nunca voy a ver y me di cuenta que estaba en Belgrado, así que quedamos en vernos.

Eric y yo nos encontramos en la plaza de la república. Le llevé al templo de San Sava, después a tomar un café a mi lugar favorito, Amelie, y de ahí caminamos hasta llegar a la fortaleza. En todo ese tiempo me sentí muy cómoda, era muy fácil hablar con él, no lo sé, tenía un algo. Nos besamos en la fortaleza, se sentía tan natural, tan bien, no lo puedo explicar. Fuimos a cenar y nos despedimos, cada quien se fue a su hostal.

El interior del templo, el cual parece que nunca van a terminar

Alguien escribió sobre este lugar en fb y quería probarlo

No da el sabor al 100% pero está rico

Al día siguiente salí con Yuya and Ryosuke, a quienes había conocido en septiembre pues se quedaban en el hostal donde estaba de voluntaria, ellos habían ido a Serbia para hacer una internship. Ryosuke regresaría a Tokio al sía siguiente, así que quería despedirme. Fuimos por un café y de ahí pasé a conocer su nuevo apartamento, era como un hostal, creo que eran como 9 personas las que vivían ahí. También vi a Carlos, igualmente conocido del hostal, y los 4 fuimos a cenar algo a la ciudad.


No recuerdo que hice al día siguiente, tal vez vi a Connell, tal vez lo pasé sola, pero en la tarde fui a un restaurante japones porque había quedado con Yuya y sus compañeros de piso el día anterior para ir, invité a Eric. Lamentablemente por como terminamos sentado y que él llegó tarde quedó a dos personas de mi y realmente no era posible hablar con él.  Y lamentablemente también un hecho me arruinó la cena, lo vi ahí, hablando tan contento con una chica checa, intercambiando teléfonos, escuché como lo invitaba a un day trip que haría y escuché como pensaban salir al día siguiente. Desde ese instante sentí como mi estomago se encogió, no sé porque me sentí tan mal si era alguien a quien apenas había visto un día, pero lo cierto es que terminé regalando mi sushi porque no podía meterme otro bocado a la boca.


Cuando todos se fueron y sólo quedamos nosotros no quise decir nada, no quise armar un drama, no tenía ningún derecho a hacerlo. Me besó y tomados de la mano nos dirigimos al apartamento que había rentado. Tomé un poco de vodka, hablamos un poco más y fuimos a la habitación.

En la mañana básicamente me echó del apartamento porque tenía que trabajar. Como no tenía planes conocí a un mexicano por couch curfing, ni siquiera llegué al hostal, me fui directo al centro. Salimos a platicar, estuvimos toda la tarde hablando y caminando por el centro. En la tarde me despedí porque iría por un café con Jacob. Estuvimos en Amelie una o dos horas, no lo recuerdo, sólo recuerdo que como imbécil terminé caminando nuevamente al apartamento de Eric. Yo sabía que había pasado el día con "esa" y aún así fui. Él pretendía no recordar su nombre, mintió diciéndome que era aburrida para calmarme. No le creí pero pretendí hacerlo.


Fotos de la fortaleza Kalamegdan

Vista desde mi hostal

En la cama hablamos sobre que pasaría al día siguiente. Iría con "esa" a ese day trip y regresaría tarde para salir a la mañana siguiente a Bosnia. Y dije "Entonces ya está, mañana en la madrugada nos despedimos para siempre." y me respondió que al parecer si, antes de levantarse a no recuerdo donde. Y ahí estaba yo, en la cama, pensando en lo estúpida que era por sentirme así por alguien que había visto 3 veces. Por lo general yo me hubiese parado e ido en ese instante, ya lo había hecho antes, me he ido sin mirar atrás nunca más. Pero esa noche fue diferente, cuando regresó a la cama me tragué todo mi orgullo y perdiendo toda mi dignidad le rogué que no se fuera a Bosnia, le supliqué que me diera aunque fuese un día más. Las lagrimas brotaron como lo hacen ahora mismo que escribo esto. Todo por nada, mientras estuvo fuera de la habitación decidió que se quedaría un día más, como se empeña la vida en burlarse de mí.

Se fue en la madrugada y yo me quedé en el apartamento hasta la 1:30 cuando me dirigí al hostal a cocinar algo. Ahí conocí a un mexicano que viaja seguido a serbia porque tiene un hijo ahí. A las 5 de la tarde vi a Yuya para tomar un último café, pues se iría a Croacia al día siguiente y de Dubrovnik regresaría a Japón. Como me cae bien Yuya, siempre me causó la misma ternura que un gatito. Tiene 24 años pero parece de 14, además de que es muy anime. 

Mientras estábamos en el café Eric me escribió diciéndome que llegaría pronto. Yuya se fue al apartamento, me invitó, pero no quería ir, me quedé esperando en el café y luego fui al centro para verle. Mi corazón latía tan fuerte mientras caminaba por la calle buscándolo con la mirada, soy una idiota. No hay más que decir, fuimos a cenar y al apartamento.

Ninguna visita a Serbia está completa sin una Pljeskavica

No quiero escribir detalles sobre lo que hablamos ni nada, es demasiado personal. Incluso recuerdo una vez que íbamos caminando, le dije que yo sabía que lo nuestro tenía fecha de expiración y que nunca nos volveríamos a ver después, pero que era por eso mismo por lo que sentía la libertad de decirle cosas de mí que absolutamente nadie sabe, y que si aspirara a una relación estable y larga no podría decirle esas cosas porque saldría corriendo. Y si lo piensan, eso es algo muy triste.


Al otro día no hicimos nada especial, tuvimos que dejar el apartamento porque ya estaba reservado y nos fuimos a un hostal. Sólo fuimos a Zemun y a Nuevo Belgrado, pero no importaba, no teníamos porque hacer algo espectacular, yo simplemente estaba feliz de estar a su lado. En la noche fuimos a un bar con karaoke porque Connell me había invitado, fue extraño, pero que más daba.

Ñoños



Decidió extender su estadía un día más, pero todos los hostales y casi todos los apartamentos estaban reservados. Después me enteraría que fue por una feria del libro. Finalmente encontramos una habitación a un precio decente, pero pedían dos noches mínimo, así que se quedaría todo el fin de semana. Como si eso me molestara.

El sábado fuimos a desayunar bastante tarde, básicamente cuando nos echaron del hostal y de ahí fuimos al departamento. Pasamos gran parte del día ahí hasta que fuimos a cenar. En la noche fuimos a un bar donde se supone que había un evento por el día de muertos, pero estuvo bastante aburrido.

Aviator tiene muy buenos desayunos

En general los holandeses y los australianos me vuelven loca... él es ambos

Probándome sus lentes


El domingo fue más de lo mismo, no importaba, la estaba pasando demasiado bien. Fuimos a Savski Venac porque era el único restaurante que vi en la ciudad que tuviera pastel de tres leches. Ese día reservó un servicio de transporte para ir a Bosnia en la mañana.

Ni idea de que carajos vio en mí

La carne se deshacía en la boca

Tres leches *^*

El lunes llegó y se tuvo que ir muy temprano, nos despedimos pero no lo quería dejar ir. Su mano soltó la mía, cerré la puerta y fue todo, esa había sido mi semana y ahora debía de empacar e irme al dormitorio de estudiantes, donde dormiría ilegalmente las siguientes noches.

Sobre los siguientes tres días no hay demasiado que decir, dormí muchísimo, salí con Connell algunas veces o nos quedábamos en su habitación haciendo nada. En una ocasión íbamos caminando cuando escucho que Connell me dice "mira a ese idiota", no sabía a quien se refería pero al voltear vi a mi ex novio con una chica indonesia, inmediatamente abrí mi teléfono para ignorarlo. Lo extraño es que Connell no me dijo nada, me dijo que tal vez escuche la voz de su compañero de cuarto, quien desprecia a mi ex también haha Días después una amiga, o ex amiga vino a verme para preguntarme sobre mi rompimiento con él porque estaba preocupada por su compañera de cuarto. No me corté en darle detalles de porque básicamente salí huyendo del país para que no me pudiese seguir. No escatime en narrar los abusos emocionales hacia mi y su madre y los abusos físicos que propiciaba a su perro. Incluso mentí en este blog diciendo que había sido una triste despedida, cuando no, en el momento en que nos separamos me sentí libre, segura y feliz. Pero me daba miedo que él leyera este blog y por eso escribí eso. Pero ella ya decidirá que hacer con esa información.

Así tuvimos que dormir por 3 noches haha


Navidad en Octubre

Comida en el restaurante estudiantil

En fin, Eric en una de esas me escribió que la forma mas sencilla de ir a Budapest era regresando a Belgrado para tomar el tren, me preguntó si iría con él y claro que dije que sí. Esa última noche salí con Connell y Ali a cenar a un restaurante mexicano, el cual recomiendo, la gringa está muy buena, pero el café de olla es la cosa más rara del mundo. Esa noche me despedí de Ali, ya que me iría a la mañana siguiente, y a la mañana siguiente me despedí de Connell, los vería el próximo año.

Connell, yo y Ali




Fui a la estación de tren demasiado emocionada, ¿Qué me hacía este chico? ¿Qué clase de magia negra era esta? Cuando lo vi tuve que abrazarlo y sentía que no quería dejarlo ir. Tomamos el tren de las 11:15, 8 horas de camino nos esperaban. En el tren me dijo cosas lindas, pero conociéndolo no sabía si era sarcasmo o era verdad, siempre fue así con él.

Vistas desde el tren

Cabrón haha

No hay forma de describir como fue Budapest, porque sería demasiado meloso. El resumen es que cociné comida mexicana, caminamos un poco por el centro, fuimos a todas las tiendas de segunda mano porque el niño necesitaba comprar un abrigo ya que lo que tenía no era lo suficientemente caliente, fuimos a mi lugar favorito Sugar a comer pastel y una malteada y pasamos mucho tiempo en el departamento. Siempre los dos juntos, nunca me aburrí, era como si los temas de conversación no se pudiesen acabar. 





Tonteando en las tiendas de segunda mano

Esta foto resume muy bien nuestra "relación"


De Budapest el plan era que yo iría a Bratislava y el a Cracovia, pero al final lo seguí a Cracovia. Nuestros planes no estaban escritos en piedra y no perdía nada. Aún no estaba lista para dejarlo y así es como en la mañana tomamos el autobús. 

Haciendo el tonto mientras esperábamos el autobús

En Polonia tuvimos que seguir buscando el abrigo pues no había encontrado nada de su agrado en Budapest. Le mostré un poco del centro y sobre todo lo llevé a los lugares que me gustan para comer. Dudo que hayan sido de su agrado, pero al menos yo siempre estoy contenta con la comida que ahí sirven. Los días eran muy fríos y cortos, así que pasamos bastante tiempo en el apartamento, no es como si eso me molestara.




Selfie en cada ciudad

Yo confundida con las calles


Borracha haha

El último día fuimos por una salchicha y el princeso tuvo que hacer fila en el frío, él hjamás hace fila por nada *Roll eyes*

Yo tenía que ir a Bratislava, él no sabía cual sería su siguiente destino. Terminó por seguirme a Brno en República Checa por dos días. Aparte de caminar por la ciudad no hicimos nada, no había necesidad. 



Había un festival con mucha comida

Y mucha gente también


Deliciosa comida checa

Cuando vimos esta fuente en medio de la plaza Eric no paró de reír como por una hora, así que teníamos que sacarnos una foto enfrente

El sábado compró un boleto de autobús para Bratislava y compró otro para Praga. No pude convencerlo de no hacerlo, no importaba cuanto se lo pidiera con lagrimas en los ojos, me dijo que tenía que seguir con su vida y esas palabras se sintieron como una puñalada en el corazón.

La mañana fue tan difícil, era domingo, 3 semanas exactas desde el día en que nos conocimos y ahora le tenía que decir adiós para siempre. Ese era el acuerdo, que nunca nos volveríamos a ver, porque ambos sabemos que no funcionaríamos a largo plazo, somos demasiado diferentes. Él es divertido, encantador, inteligente, funcional y le va bien en la vida, yo soy sólo yo, una nadie que no puede aportarle nada a otra persona, que no tiene nada que dar porque estoy vacía. Claro que jamás pensé que alguien como él pudiese llegar a quererme de verdad, pero era lindo pretender.

Y así fue como vi su autobús partir, no había nada que pudiera hacer, estaba todo fuera de mi control. Nunca lo voy a olvidar, nunca voy a olvidar nuestro tiempo juntos y aunque aún hoy llore desconsoladamente al recordar, sé que con el tiempo voy a estar bien.


Jedan dan života da ostane meni 
i njega bih, dušo, poklonila tebi 
a kad srce stane na njemu nek piše 
žalim što se nisam volela još više
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...